Home / SALUD / Esos dolores que te dan en las manos o en los pies tal vez no sea artritis sino tenosinovitis! entérate como identificarlo y tratarlo.

Esos dolores que te dan en las manos o en los pies tal vez no sea artritis sino tenosinovitis! entérate como identificarlo y tratarlo.

El nombre tenosinovitis nos suena extraño, quizás nunca lo habías escuchado, o quizás seas de los que lo padecen y quieren
conocer más de esta condición.

Es una enfermedad, que básicamente es la inflamación en el revestimiento de la vaina que abraza el tendón, quizás suene extraño, es más frecuente en los pies y las manos, incapacitando al potador.

Hay maneras de notar el problema, una de ellas es que aparecen bultos, zonas enrojecidas, sin saber a qué se debe. Trae consigo un fuerte dolor, que es capaz de inmovilizar el área afectada.

Un diagnóstico temprano sea lo más conveniente, para evitar un agravo del problema, si tienes una sospecha de padecerlo no dudes en consultar al médico, a continuación unas cuantas señales de lo que podría ser un problema mayor.

¿QUÉ ES LA TENOSINOVITIS?

tenosinovitis

La membrana sinovial, tiene la función de proteger y aísla nuestros tendones, es en esa área específica donde se produce este problema, que afecta los músculos flexores, que traducido quiere decir que nos afecta a la hora de movernos o caminar, pero eso solo es una pequeña parte del problema, luego empeora la situación, produciendo más dolor, inflamación, y en algunos casos, fiebre.

Este padecimiento es más visible en mujeres, personas que poseen ocupaciones donde se utilizan las manos como herramientas, pueden adquirir este problema.

Algunos síntomas de tenosinovitis:

Dolor en las muñecas, el talón, planta de pie o tobillo.
“Crujir” de manos y pies al moverlos.
Protuberancias en los dedos de manos o pies, según sea el caso, esto debido a la infección.
Las actividades cotidianas se vuelven complicadas, y dolorosas.
Una de las causas más conocidas de este padecimiento es el movimiento repetitivo de las manos o pies, ejerciendo presión y fricción en los tendones del hueso, creando un desgaste y posterior lesión, las malas posturas también contribuyen a la aparición de este padecimiento.

Este padecimiento luego de ser tratado puede reaparecer, así que lo más recomendable es reducir el estrés y cualquier actividad que promueva la presión en los tendones.

Si esta información te parece útil para prevenir este padecimiento, compártela con tus seres queridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *